miércoles, 21 de octubre de 2009

"ZANCUDOS Y SUS ENFERMEDADES MAS IMPORTANTES"

"ZANCUDOS Y MOSQUITOS, SUS ENFERMEDADES MAS IMPORTANTES"



Si hablamos de insectos realmente horripilantes podemos destacar sin duda a los mosquitos, son pequeños, pero muy peligrosos insectos, que viven en casi todos los ambientes de nuestro planeta. Ellos son los causantes de la mayor cantidad de muertes producidas por especie alguna de animal (insectos) a los seres humanos.

Los mosquitos y zancudos, son parientes de las moscas y pertenecen al orden de los dípteros, este grupo de insectos se caracteriza principalmente por tener solamente un par de alas.

En la mayoría de las especies de mosquitos y zancudos, el aparato bucal de las hembras esta modificado para poder perforar la piel de los mamíferos, y en algunos casos también la de aves y reptiles. Casi como regla general, los machos de ambos tipos de dípteros, solamente se alimentan de jugos de vegetales.



Algunas enfermedades importantes que pueden transmitir son:

1. Fiebre amarilla.
2. Dengue.
3. Arbovirus.
4. Fiebre del Nilo Occidental.
5. Malaria.

1. FIEBRE AMARILLA:

La Fiebre Amarilla es una infección transmitida por mosquitos caracterizada por falla hepática, renal, miocárdica y hemorragias generalizadas con una alta tasa de letalidad. Es producida por el virus de la Fiebre Amarilla, perteneciente a la familia Flaviviridae.

Epidemiología:

La distribución es principalmente en las zonas tropicales del Africa Sub-Sahariana como Angola, Benin, Burkina Faso, Camerun, República Democrática del Congo, Gabón, Gambia, Gana Guinea, Liberia Nigeria, Sierra Leona y Sudán y en América Latina en Perú, Brasil, Bolivia, Venezuela, Colombia, Ecuador y Guyana Francesa. Anualmente se producen alrededor de 200.000 casos en el mundo, la mayoría en Africa. En América del Sur, tradicionalmente Perú ha tenido las tasas más altas de infección presentando una gran epidemia en 1995 pero actualmente Brasil registra el número mayor de casos.

Transmisión:

La infección es mantenida por transmisión en un ciclo selvático entre primates cuyo vector es un mosquito del género Haemagogus en América del Sur y Aedes africanus en Africa. En esta etapa el hombre es ocasionalmente infectado en viajes a la selva. En el ciclo urbano de transmisión, el virus es transmitido desde un humano infectado a un susceptible a través de la picadura del mosquito hembra Aedes aegypti, la cual se alimenta durante el día y se encuentra preferentemente en zonas urbanas.

Manifestaciones clínicas:

Luego de que una persona es picada por un mosquito infectado y después de un período de incubación de 3 a 6 días, la mayoría de las personas desarrolla una enfermedad leve caracterizada por fiebre y malestar de varios días de duración. Sólo el 15 % desarrolla la enfermedad grave consistente en dos fases: Una fase aguda de fiebre, cefalea, mialgias, nauseas y vómitos. Posteriormente existe una remisión por 24 hrs seguida de la fase tóxica final caracterizada por ictericia, hematemesis, melena, coma y muerte. La mortalidad de esta fase es de alrededor del 50% siendo mayor la mortalidad en menores de 10 años.

Diagnóstico diferencial:

El diagnóstico diferencial del síndrome ictérico febril en cualquier persona que vive o proveniente de zonas endémicas de Fiebre Amarilla incluye Hepatitis A, malaria, leptospirosis y Dengue hemorrágico.

Diagnóstico:

Definición clínica de acuerdo a los criterios de la OPS.

Se considera sospechosa de Fiebre Amarilla a aquella enfermedad de comienzo brusco seguido de ictericia luego de 2 semanas de iniciados los primeros síntomas y uno de los siguientes criterios:

1) sangramiento nasal, encías, tracto gastrointestinal o piel.

2) muerte en tres semanas luego de la instalación de la enfermedad.

Diagnóstico de laboratorio.

El diagnóstico se hace mediante la identificación de anticuerpos específicos de Fiebre Amarilla, IgM e IgG. Se han desarrollado técnicas de ELISA. La IgM aparece después de 1 semana de iniciado los síntomas y es el diagnóstico definitivo de enfermedad. El diagnóstico mediante IgG requiere del aumento de 4 veces los títulos en dos muestras de sangre consecutivas. Esto es especialmente importante para las personas que viven en zonas endémicas de Fiebre Amarilla que pueden tener presencia de anticuerpos IgG por infecciones previas asintomáticas y por lo tanto no significar diagnóstico frente a los síntomas actuales. La identificación mediante cultivos, técnicas de amplificación molecular o inmunohistoquímica desde la sangre o tejidos es considerado también como diagnóstico definitivo.

Tratamiento:

No existe tratamiento específico para esta enfermedad, sólo medidas generales y manejo en unidades de cuidado intensivo cuando la severidad de la enfermedad asi lo requiere.

Prevención:

Las medidas de prevención contemplan la protección frente a picadura de mosquito como el uso de pantalones y camisas manga larga, evitar el uso de perfumes y usar repelente de mosquitos que contengan DEET en concentraciones variables de acuerdo a la edad de las personas.

Se cuenta con una vacuna bastante efectiva, preparada con el virus atenuado. Esta vacuna es recomendada a personas que viajan a zonas donde existe el riesgo de transmisión de esta enfermedad o a aquellas que provenientes de zonas endémicas ingresen a países que tienen el vector para limitar la posibilidad de transmisión asociada a la importación del virus. En algunos países endémicos de Fiebre Amarilla se han iniciado programas de vacunación masiva con reducción importante de las tasas de infección y transmisión.

2. DENGUE:

El dengue es una infección proveniente del mosquito patas blanca que en años recientes se ha convertido en una preocupación principal de salud pública internacional. Una complicación aún más letal, la fiebre hemorrágica del dengue (FHD), fue por primera vez reconocida durante los años '50 y actualmente es la causa principal de muerte en niños en muchos países.

Descripción:

El dengue es una enfermedad causada por cualquiera de cuatro virus estrechamente relacionados (DEN-1, DEN-2, DEN-3 ó DEN-4). Los virus son transmitidos a los humanos por la picada de un mosquito infectado. El mosquito Aedes aegypti es el transmisor o vector de los virus de dengue más importante en el hemisferio occidental.

La propagación del dengue es atribuido a la expansión geográfica de los cuatro virus del dengue y de sus mosquitos vectores, de los cuales el más importante es el Aëdes aegypti. El rápido crecimiento en las poblaciones urbanas trae a un mayor número de personas en contacto con el mosquito vector, mientras que los malos servicios de saneamiento en muchos centros urbanos, la falta de recursos adecuados para el almacenamiento de agua y el desecho de basura proveen más oportunidades para la propagación del mosquito.

Consideraciones:

Si se sospecha de la presencia de dengue, no se debe suministrar ningún medicamento que contenga aspirina.

Existen cuatro serotipos del virus del dengue : 1,2,3 y 4. La primera vez que una persona es contagiada por cualquiera de estos cuatro virus, adquiere el dengue clásico. Nunca volverá a padecer dengue por el mismo virus, pero sigue expuesta a los demás serotipos.

Si la persona vuelve a ser picada por un mosquito portador de uno de los tres virus restantes, puede sufrir el dengue hemorrágico.

Causas:

Los virus del dengue son transmitidos a los humanos a través de la mordida de los mosquitos Aëdes infectados. Una vez infectados, el mosquito permanece infectado de por vida, transmitiendo el virus a individuos susceptibles durante la picadura y la alimentación de la sangre, Los mosquitos hembra infectados pueden también transmitir el virus a la siguiente generación de mosquitos por transmisión transovarial. Los humanos son el anfitrión amplificado del virus, aunque estudios han demostrado que en algunas partes del mundo los monos pueden infectarse y probablemente servir como fuente del virus para mosquitos no infectados.

Signos y Síntomas:

La fiebre del dengue es una enfermedad severa similar a la gripe que afecta a los bebes, a los niños y a los adultos pero rara vez causa la muerte. Las características clínicas de la fiebre del dengue varían de acuerdo a la edad del paciente. Los bebes y los niños pueden tener una manifestación febril similar al salpullido. Los niños mayores y los adultos pueden tener un leve síndrome febril o la clásica enfermedad debilitante repentina con fiebre alta, dolor de cabeza severo, dolor detrás de los ojos, dolores en músculos y coyunturas, y salpullido.

La fiebre hemorrágica del dengue es una complicación, potencialmente mortal que se caracteriza por temperatura alta, fenómeno hemorrágico - a menudo con inflamación del hígado - y en casos severos problemas circulatorios. La enfermedad por lo general comienza con una repentina temperatura alta, acompañada por bochornos y otros síntomas no específicos. La fiebre usualmente continua de 2-7 días y puede alcanzar hasta 40-41°C, probablemente con convulsiones febriles y fenómeno hemorrágico. En casos moderados, todos los síntomas e indicadores desaparecen cuando baja la temperatura. En casos severos, la condición del paciente puede repentinamente deteriorarse después de unos días de fiebre; la temperatura baja, seguida de problemas circulatorios y el paciente puede rápidamente caer en estado crítico de shock y morir dentro de las siguientes 12-24 horas, o por el contrario recuperarse rápidamente seguido de una terapia apropiada.

Tratamiento:

No hay medicamento específico para tratar la infección del dengue. Las personas que crean que tienen dengue deben evitar los analgésicos con aspirina y usar aquellos con acetaminofén. Deben también descansar, tomar líquidos y consultar un médico.

Llamando al Médico:

Si es un niño, cuando luce decaído, apático, no juega, tiene dolor de cabeza persistente, está irritable y llora sin consuelo.
Si pasa más de dos días con fiebre, cuando la temperatura es de alrededor de 38,5 y 39,2 grados centígrados.
Si la temperatura se mantiene por encima de 40 grados centígrados, después de 3 o 4 horas de haber recibido tratamiento.
Cuando se presenta dificultad respiratoria.
Si hay convulsión.
En caso de deshidratación.

En la actualidad, el único método de control y prevención del dengue y de la FHD es combatiendo el mosquito vector. En Asia y América, el aedes aegypti se reproduce en recipientes hechos por el hombre como botellas, latas, neumáticos usados o en cualquier otro recipiente que retenga agua. En África se reproduce tanto en recipientes artificiales como en medios naturales, como en huecos de los árboles y en los peciolos de hojas.

Para evitar el dengue es necesario eliminar los criaderos del mosquito, por lo que se debe hacer lo siguiente :

Mantener bien tapados todos los recipientes donde se almacena agua para uso doméstico.
Rellenar los huecos de los árboles, tapias y paredes con cemento.
Eliminar el agua estancada de recipientes, charcos, blocks de construcción y otros objetos.
Sustituir con tierra o arena el agua de los floreros y macetas del hogar, lugares de trabajo, centros de estudio y en cementos.
Perforar huecos en las llantas de los parques infantiles para que no se acumule agua.
Enterrar todo tipo de basura : cáscaras, recipientes, llantas u otros objetos que puedan almacenar agua.
Rellenar con tierra tanques sépticos en desuso, desagues en desuso, y letrinas abandonadas.
La salud de las personas es responsabilidad individual y comunitaria. Si cada uno asume este compromiso nos libraremos del dengue.

3. ARBOVIRUS:

El Arbovirus del grupo heterogéneo de virus que producen la inflamación y degeneración del hígado. El material genético que portan suele ser ácido ribonucleico o ARN pero algunos tienen ADN. El reservorio y vector de propagación de muchos arbovirus son los artrópodos. El mosquito Aedes aegypti lleva el virus en las glándulas salivares y lo transmite a la personas por la picadura. El virus destruye las células hepáticas, los pigmentos biliares van a la sangre y aparece la ictericia.

4. FIEBRE DEL NILO OCCIDENTAL:

Fiebre del Nilo Occidental es una enfermedad causada por el virus del Nilo Occidental, un flavivirus relacionado con los virus causantes de la encefalitis de St. Louis, la encefalitis japonesa y la fiebre amarilla. Provoca la enfermedad en el hombre, en los equinos y en unos pajaros. La mayor parte de individuos afectados presenta pocos signos clínicos, pero algunos desarrollan una enfermedad neurológica grave que puede ser fatal.
El virus del Nilo Occidental tiene una gama sumamente amplia de hospedadores.
Se replica en las aves, reptiles, anfibios, mamíferos, mosquitos y garrapatas.

¿Dónde existe la enfermedad?

El virus del Nilo Occidental fue aislado por primera vez en Uganda en 1937, y en 1951 fue descrito como causante de la epidemia de la febre del Nilo Occidental en el hombre en Israel. En la década del cincuenta, se describió claramente en Egipto el papel que desempeñan los mosquitos en la transmisión viral. Alrededor de la misma época, las aves salvajes fueron identifcadas como el reservorio del virus. Varios años después se notifcaron casos de la febre del Nilo Occidental en caballos. El virus fue asociado por primera vez con la enfermedad en la especie aviar doméstica en 1997, cuando algunas parvadas de jóvenes gansos en Israel fueron afectadas por una enfermedad que causaba la parálisis.
En agosto de 1999, la enfermedad apareció por primera vez en el Hemisferio Occidental, probablemente debido a la importación de un ave infectada, y causó la muerte de aves salvajes y aves de zoológico, de equinos y seres humanos en el área de la ciudad de Nueva York. En menos de 10 años se propagó a toda Norteamérica, incluido México y Canadá, y llegó a Sudamérica.
Desde 1998, se han notifcado focos de encefalitis equina debida al virus del Nilo Occidental en Italia, Francia y Norteamérica. Las encuestas en partes de Europa y Oriente Medio han mostrado que una tercera parte de los equinos sometidos a las pruebas de detección han estado expuestos al virus sin que hayan presentado la enfermedad
clínica.

¿Cómo se transmite y propaga la enfermedad?

Las aves son el reservorio del virus como se ha dicho. Cuando un mosquito pica un ave infectada, adquiere a su vez la infección y el virus ingerido a través de la sangre. Los mosquitos actúan entonces como portadores (vectores) propagando el virus de un ave a otra o a otros animales. De modo que se instala un ciclo de circulación del virus en las aves por medio de los mosquitos y que se amplifca cada vez. Algunas especies de aves son más sensibles que otras,especialmente la familia de cuervos (Corvidae). Como la muerte de los cuervos puede alertar de la presencia de la febre del Nilo Occidental, los programas de vigilancia suelen abarcar la detección de
cuervos muertos.
La transmisión de la infección a otros animales (los caballos, por ejemplo, y también al hombre)
es accesoria al ciclo en las aves, ya que la mayor parte de mamíferos no desarrolla sufcientes virus en la sangre para propagar la enfermedad.

¿Cuáles son los signos clínicos de la enfermedad?

La febre del Nilo Occidental es una enfermedad que afecta principalmente a los humanos, a los
equinos y a algunas aves. En los equinos, los signos clínicos de la enfermedad neurológica causada por el virus del Nilo Occidental pueden incluir la pérdida de apetito, depresión, tropezones, contracción muscular, parálisis parcial, visión disminuida, presión de la cabeza, rechino de dientes, marcha confusa, convulsiones, vueltas en círculos e incapacidad para ingerir.
La debilidad, usualmente en los miembros posteriores, a veces va seguida de parálisis.
Puede ocurrir coma y muerte. Se ha observado también febre pero no en todos los casos.
Varias especies de aves son resistentes a la enfermedad. Las aves sensibles tales como los gansos presentan varios grados de implicación neurológica, desde una posición tumbada hasta la parálisis de patas y alas. Si se les molesta, no se mueven o no pueden hacerlo, carecen de coordinación.

Se han registrado tasas de mortalidad de entre el 20 al 60% en los gansos.
No existen tratamientos específcos para la enfermedad, aparte de la terapia de apoyo. La mayor parte de animales o de personas afectadas se recuperan espontáneamente.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad?

Los síntomas clínicos antes descritos son
un indicio de la febre del Nilo Occidental. El
diagnóstico se confrma mediante la detección de
los anticuerpos en la sangre de los animales o de
las personas infectados.

¿Qué se hace para prevenir o controlar esta enfermedad?

La febre del Nilo Occidental es una enfermedad inscrita en la lista de la OIE y cuya declaración es obligatoria para los países miembros. Para prevenir la propagación de la enfermedad es esencial controlar la población de mosquitos. Asimismo, las personas deben evitar la exposición a los mosquitos, especialmente durante el crepúsculo y al alba cuando son más activos, utilizar pantallas y repelentes contra insectos, y limitar los lugares de reproducción
de mosquitos.
Existe una vacuna para los equinos. En las áreas donde la enfermedad es común, la vacunación
de los equinos se considera efcaz.

Los programas de vigilancia de las aves salvajes o de las aves centinela permiten a las autoridades competentes tomar las medidas apropiadas para proteger a los animales y al hombre. Como las aves de la familia de cuervos son muy sensibles, estos programas favorecen la
notifcación de los casos de cuervos muertos a fin de realizar las pruebas de detección.

¿Qué riesgos entraña esta enfermedad para la salud pública?

La febre del Nilo Occidental es una zoonosis (una enfermedad animal que afecta al hombre).
El ser humano es sensible a la enfermedad, pero la mayoría de veces sin síntomas.
Alrededor del 20% presenta síntomas similares a los de una gripe leve como febre, dolor de
cabeza, eritemas. En raros casos, puede causar encefalitis. No obstante, menos del 1% de las
personas infectadas desarrollará síntomas graves. En 2007 en los Estados Unidos, 121
personas fallecieron debido a la febre del Nilo Occidental.

5. MALARIA:

Es una enfermedad parasitaria que involucra fiebres altas, escalofríos, síntomas seudogripales y anemia.

Igualmente recibe los siguientes nombres:

Fiebre cuartana; Paludismo o malaria por Falciparum; Fiebre biduoterciana; Paludismo terciano; Plasmodio; Fiebre de las aguas negras o de los pantanos

Causas, incidencia y factores de riesgo:

La malaria o paludismo es una enfermedad parasitaria que se transmite de un humano a otro por la picadura de mosquitos anofeles infectados. En los humanos, los parásitos (llamados esporozoítos) migran hacia el hígado, donde maduran y se convierten en merozoítos, los cuales penetran el torrente sanguíneo e infectan los glóbulos rojos.

Los parásitos se multiplican dentro de los glóbulos que, al cabo de 48 a 72 horas, se rompen e infectan más glóbulos rojos. Los primeros síntomas se presentan por lo general de 10 días a 4 semanas después de la infección, aunque en ocasiones se pueden presentar en un lapso de 8 días hasta 1 año después. Luego, los síntomas de la enfermedad ocurren en ciclos de 48 a 72 horas.

La mayoría de los síntomas se originan por la liberación masiva de merozoítos en el torrente sanguíneo, la anemia causada por la destrucción de glóbulos rojos y los problemas debidos a las grandes cantidades de hemoglobina libre que invaden el torrente sanguíneo luego de la ruptura de los glóbulos rojos.

La transmisión de la malaria también puede ser de forma congénita (de la madre al feto) y por transfusiones sanguíneas. La malaria se puede trasmitir por intermedio de los mosquitos en zonas de clima templado, pero el parásito desaparece cuando llega el invierno.

Esta enfermedad constituye un problema mayor de salud en gran parte de los países tropicales y subtropicales. El CDC (Centro de Control de Enfermedades de los Estados Unidos) calcula que cada año se presentan de 300 a 500 millones de casos de malaria y que más de un millón son mortales. Es la enfermedad de mayor riesgo para las personas que se desplazan hacia climas cálidos.

En algunas regiones del mundo, el mosquito que transmite la malaria ha desarrollado resistencia ante sustancias insecticidas, mientras que el parásito ha desarrollado resistencia a los antibióticos. Esto ha llevado a la dificultad de controlar tanto la tasa de infección como la diseminación de la enfermedad.

De las cuatro especies de parásitos existentes, la malaria producida por Falciparum destruye una mayor proporción de glóbulos rojos en comparación con las otras especies y se considera una forma mucho más seria de la enfermedad. Puede resultar mortal a las primeras horas de aparición de los primeros síntomas.

Síntomas:

Escalofríos. Fiebre. Sudoración. Dolor de cabeza. Náuseas. Vómitos. Dolor muscular. Anemia. Heces sanguinolentas. Ictericia. Convulsiones.Coma.

Agentes: Esporozoítos.

Aunque en nuestro país ninguna de las anteriores enfermedades esta presente, los zancudos son sin duda muy molestos, su picadura provoca granitos que pican muchísimo, y en algunos casos alergias que pueden ser muy serias.

Si consideramos que solamente la malaria causa aproximadamente entre 1 y 3 millones de muertes y entre 400 y 900 millones de personas infectadas por año, una simple picazón o alergia no es mucho que decir.


7 comentarios:

  1. excelente informacion, muy completa.

    ResponderEliminar
  2. gracias me ayudaron con mi tarea

    ResponderEliminar
  3. muy buena explicación me ayudo mucho GRACIAS!!!...

    ResponderEliminar
  4. muy buena explicación y para entender y saber todo sobre los mosquitos

    ResponderEliminar
  5. Muchas Graciass Jaja Ya Tengo Mi Taller Listo :D

    ResponderEliminar